sábado, 28 de febrero de 2009

Y derrepente un angel

¿Quieren ver un Angel?, entonces vean este video directamente desde el cielo. Yo no puedo dejar de verla, al parecer se convertirá en mi fuente de inspiración xD pero lo curioso es que se parece a alguien que conozco, pero dale tiempo al tiempo es lo único que me dijo :)

Y hablando de la hermosa artista, que voz para tan divina, es de Francia y gracias a ella estoy aprendiendo su idioma, (tal vez algún día la conozca xD) Se llama Alizee, no lo olviden, dará que hablar, pues lo tiene todo: talento, carisma y una belleza que emboba xD, aunque lo único que le falta es mayor proyección internacional, a pesar de que algunos fans de Lima ya le pusieron en una radio, y que además que saque un poco más de carne porque sería espectacular jejeje xD

Cuidado se enamoran jejeje xD

jueves, 26 de febrero de 2009

Cuzco


Cuzco ciudad bella y hermosa, voy recordando tus calles y tus faldas con rosas, tus chicas blanquiñosas y tus lindas mariposas que me dejaron unas ganas inmensas de irme otra vez a ver todas tus cosas, desde tus aguas hasta tus ruinas, desde tus plazas hasta tu comida, quiero recorrerte otra vez de pies a cabeza, mirarte y contemplarte una y otra vez y quedarme maravillado con tu brisa y aroma, que es tu manera afectuosa de dar la bienvenida a los que vienen de afuera.

Cuzco ciudad bella y hermosa, quiero sentir el frío y el calor otra vez en mi piel en una mezcla mágica y monstruosa, que me hacían un privilegiado al tener tu caricia amorosa, que me envolvían en tus aires que corrían seductoras, logrando enamorarme y cautivarme hasta el punto de no querer irme de tus fauces protectoras.

Cuzco, la ciudad imperial, la ciudad mítica de los Incas, la ciudad de los grandes guerreros que con un grito hacían temblar la tierra y remecer los más grandes cimientos de rocas y piedras, porque no eran gritos cualquiera, eran gritos de guerra capaz de atemorizar a las grandes fieras.

Cuzco, ciudad paradisiaca, quiero regresar pero no por ahora que estoy disfrutando de una flora y fauna maravillosa. Quiero regresar y respirar en tu altura y sentir la aventura que es viajar y pisar tu área y explorar tus causas profundas. Quiero regresar, pero no para vivir en tu falda en la eternidad, quiero regresar, pero solo para relajarme y disfrutar de tu naturaleza enigmática, que es una mezcla del hombre antiguo, el hombre moderno y tu panorama natural producto mágico celestial.

Cuzco, algún día volveré, no me extrañes porque sé que regresaré, regresaré a tu poder peligroso de atrapar para siempre a tus visitantes, aunque tu poder no será suficiente para dejarte otra vez, porque por más hermosa y poderosa que seas no me encarcelarás en tus aires, me desacere de tus encantos y me haré inmune y no tu servidumbre, y me convertiré en un cóndor y volaré lejos de tu alcance aunque me cueste el viaje.

martes, 24 de febrero de 2009

Los niños juegan


Carlitos se encuentra jugando en la sala con la alegría y la bulla que hace todo infante, cuando entra su padre intempestivamente de la calle _ ¡Otra vez jugando con muñecas!_ le dice con un semblante adusto y rudo que hace asustar a Carlitos _ me gusta jugar con muñecas papi_ le responde el infante inocente _ ¿no crees que esos juegos son para niñas?_ yo no soy niña, simplemente estoy jugando_ Vaya a su cuarto y te prohíbo jugar con los juguetes de tu hermana_ le dice el padre sin más miramientos

Carlitos va a su cuarto en medio de sollozos por sentir la discriminación de su padre por ser un niño único a los demás, porque los demás niños juegan futbol, play Station y se agarran a golpes para ver quien pega a quien, y a él no le gusta el futbol, ni el play Station ni las peleas, y eso ocasiona el desamor de su padre hacia él. Carlitos entra a su cuarto y trata de no llorar, porque su padre le dijo que los hombres no lloran, pero igual está llorando y se siente como una niña.

Alexandra es su hermanita mayor, ella tiene 8 años mientras él tiene 7, y ambos juegan a la cocina en el cuarto de Alexandra para que su padre no les viera.

Raúl conversa con su esposa en la cocina mientras que los niños juegan en secreto – ¿Te has dado cuenta Carmen?, nuestro hijo es raro, juega con muñecas_ y Raúl, eso no quiere decir que nos salió maricón el muchacho, si no que está disfrutando como todo niño de los juguetes_ pero un varón bien macho no juega a las muñequitas, me parece que está medio afeminado_ no puedes hablar así de Carlitos, nuestro hijo nos salió bien varón y sin ninguna enfermedad mental como la homosexualidad_ no puede jugar con muñecas, esto lo tengo que arreglar ya antes que sea demasiado tarde _ ¿Qué vas hacer? _ no te metas.

El padre llama a Carlitos y el niño presuroso va a su presencia _ Si papi_ le dice el niño _ ¿No estás jugando a las muñecas verdad? _ No papi _ ¡Alexandra!_ la niña va al llamado de su padre_ ¿Si papi? _ ¿Tu hermano estuvo jugando a la muñeca? _ No papi _ le mienta la niña _ ¿Estás segura? _ La niña empieza a vacilar, como creyendo que su padre lo sabe todo _ Mírame a los ojos, dime la verdad, porque si me mientes te castigaré _ la intimidación del padre da resultado, y la niña aturdida y queriendo llorar le dice la verdad _ Si, estuvo jugando conmigo _ Muy bien Alexandra, ya puedes irte, te daré tu globo pop por decir la verdad _ La niña se va con la carga en el alma de acusar a su hermano de algo que ella no entendía, ¿porque a su padre no le gusta que su hermano juegue a las muñecas?, y entonces ¿qué quiere que juegue? se pregunta. La niña se va y una vez que se va , el padre empieza a increparle a Carlitos _ ¡Los juguetes son para niñas o para maricones! _ ¡pero yo no soy ninguno de los 2! _ ¡No lo serás pero te comportas como tal, y si sigues así cuando crezcas te convertirás!, _ ¡no lo creo, yo solo juego!_ el padre no escucha la voz de Carlitos y sigue gritando _ ¡no quiero que seas la vergüenza de la familia cuando la gente en burlas diga tengo un hijo cabro que eso no lo soportaría!, ¡¿entendiste?!_ le grita, y como no hallar respuestas porque Carlitos está llorando le vuelve a gritar _ ¡¿entendiste?! _ ¡Sí! _ le grita el niño_ ¡No me grites que te voy agarrar a cachetadasos! _ ¡las mujeres o los maricones nomás dan cachetadas! _ Le responde el niño en un acto de rebeldía prematura por la violencia y los abusos de su padre al que ya no soportaba más su discriminación y sus gritos al que siempre se quedaba callado y sumiso. Ruben, al escuchar que su hijo le da con el mismo chocolate se queda tranquilo por dentro, sabiendo que su hijo se sabe defender y se siente orgulloso por primera vez de él porque nunca antes le había respondido, pero en vez de dejarlo allí, finge que está molesto por lo que dijo y le da un golpe en la mejilla _ ¡¿Eso querías no?, ¡vaya a su cuarto y no llores como marica!, ¡ahhh y no me digas la próxima vez eso si no te agarro a palos!_ el niño corre en llanto y va donde su mamá que está abrazada con Alexandra que está temerosa y en sollozos por los gritos de su padre y de su hermano, y al no encontrar alivio ni en su madre, se resigna a odiar también a su madre por no encontrar en ella cariño, y no porque no le nace demostrarle afecto, si no porque su padre le prohibió hacerlo con Carlitos, por considerarlo que va por mal camino. La mamá solo le mira a Carlitos con ojos de amor pero nada más que eso no encuentra consuelo.

Carlitos crece en tamaño y sabiduría como también crece el odio que tiene a su padre y a su madre, mientras que con Alexandra la cosa es diferente, con ella se lleva bien, y aunque su padre le prohibió estar con Carlitos al decirle que es un mal hijo, no hizo caso y siguió estando a su lado en los momentos duros de discriminación, y por tal razón, el padre trato con la misma vara a Alexandra, por no hacerle caso. La madre sufría, pero no podía hacer nada por la cobardía que le embarcaba su alma, pues temía que le golpeara como antes lo hacía, pero ahora no la maltrata porque acata todas sus órdenes, así sean ordenes despiadadas y crueles contra sus hijos o contra ella misma, ella enmudecía ante la dictadura y la injusticia.

Los hermanos se fueron a vivir cada quien por su cuenta una vez cumplieron los 18 años, no soportaban quedarse ni un minuto más en ese hogar que siempre les brindó rechazo. Hicieron sus vidas y se hicieron profesionales. Sus padres envejecían, y sentían la soledad, sus hijos no les visitaban ni en navidad.

El padre enfermo de cáncer a los pulmones, y estaba avanzado cuando lo diagnosticaron. Carlos y Alexandra se enteraron de la enfermedad de su padre cuando el doctor que era amigo mutuo de los dos les dijo sobre la situación de su progenitor, y decidieron visitarle en el hospital, y cuando llegaron vieron a su padre llorar por primera vez, y a su también enferma madre, que se guardaron las lágrimas durante años para aparentar que eran fuertes.