sábado, 25 de julio de 2009

¿Mi último post?

Dejaré de escribir para mi blog por lo menos por un mes, o ¡qué se yo!. Dejaré de bombardear de escritos en este humilde espacio, que resignado, tiene que soportar mis atropellos casi diarios. Buscaré nuevos bríos, pero eso no significa que renunciaré a escribir, puesto que en lo más recóndito de mi casa, en un lugar donde el sol y la luna se entremezclan en una relación prohibida, y donde la soledad encontró su habitad natural, estaré escribiendo sin que nadie me vea, sin que nadie me lea, solo mi sombra será testigo de mis operaciones y experimentos macabros, comparados solo con el doctor Henry Frankentein, ya que crearé un monstruo con líquidos químicos entremezclando los insumos más peligrosos que significan muerte con un simple error. Tal vez algunos escritos lo publique, o tal vez no lo haga, depende mucho de mi estado de ánimo o de lo cuerdo o loco que esté para hacerlo, o tal vez, depende si salgo vivo o no.

No puedo negar que algún destello de luz me convertirá en humano de nuevo, pero en la noche, seré como un vampiro que no dormirá, que no descansará , y que solo se contentará, con ver sangre a su alrededor, y que mejor si es de tu cuello, que malherido, suplicará favores que nunca serán escuchados, pero por el momento, disfruto de éste, mi último post como ningún otro.

jueves, 23 de julio de 2009

Cortos que son cortos

Paseando en la noche caminamos por una calle llena de basura. El silencio extraño amigo, se hace de nuestra compañía, pues ni Rafael ni yo, pronunciamos ni una sola palabra. Rafael va pensativo, abstraído en su interior, sabe Dios qué pensando. Yo, mientras tanto, como veo a mi amigo sin nada que decir, también me contagio de sus pocas ganas de conversar, y me interiorizo, así como él, en mis propios diálogos mentales. De pronto, Rafael abre la boca, y yo precavido presto atención a lo que me va a decir, pero no dice nada, solo bosteza largamente, como perezoso que recién se levanta. Al parecer, Rafael tiene sueño, no sé si por mi compañía, o porque tuvo una mala noche. ¿Le aburría?, no lo sé, pero él también no hace ni el esfuerzo de tratar, por lo menos, de entablar comunicación. Se rompe el fúnebre silencio de la noche, y mis oídos dejan de escuchar el triste vacío para escuchar a Rafael, que por fin, se anima a hablar...

etc, etc, etc, etc...

martes, 21 de julio de 2009

Pisa tierra

Alguien me dijo- aterriza, pisa tierra, no vueles tanto, que puedes caer y te puede doler- yo le respondí- si volar fuera un pecado, Neil Anstrom no hubiera volado al espacio. Ese alguien me dijo también, que escriba sobre la realidad, así como hice en anteriores veces. Y ante tal dicho, me hubiera gustado decirle que aún no soy periodista, y que tal vez, nunca lo sea.

domingo, 19 de julio de 2009

Festival Estamos en la calle empieza con todo


Como parte del II Festival de Arte Urbano Amazónico “Estamos en la Calle”, el INC-Loreto ha programado un taller de tres días sobre nuevas tecnologías de la información y la comunicación y su impacto en el desarrollo cultural y social de nuestra Amazonía.

En ese sentido, los talleres se inician este lunes 20 a las 7 p.m. con el tema “Nuevas tecnologías informativas y la revolución cultural amazónica”, en el cual se dará un alcance sobre herramientas informativas que se usan a través del internet, como blogs, Youtube, Twitter, Facebook, banda ancha y aplicaciones que ayuden al desarrollo del trabajo artístico y comunicativo. Participarán como ponentes el especialista Victor Miyakawa (IIAP); el administrador del buscador de información Lorito, Isaac Ocampo, y el conductor del programa televisivo Tecnomás-Perú, Alan Lozano. Modera el blogger Carlos Cook.

El martes 21, a las 7 p.m., se realizará el taller sobre “Periodismo Digital y Comunicación Virtual”, en el cual se analizará teórica y prácticamente algunos conceptos y experiencias sobre el trabajo periodístico. Dirigirá el taller el periodista y docente Héctor Tintaya, webmaster de la edición electrónica del diario Pro&Contra.

Finalmente, el miércoles 22, a las 7 p.m. se realizarán las mesas sobre “Jóvenes Narradores Electrónicos”, en el cual un grupo de jóvenes bloggers contarán sus experiencias vinculadas con la necesidad de relatar y narrar sus historias, cuentos y crónicas y usar las nuevas tecnologías para difundirlos. En la primera mesa, estarán presentes Laura Rojas (Miss Lizzy), Percy Meza y la presencia especial de la blogger limeña Aloony; moderará Joshua Ushiñahua. En la segunda mesa estarán Enrique Dávila, Sofía Herrera y Martín Wong, y moderará David Escobedo.

Los talleres se realizarán en el Cineclub Audiovisual (Pevas 455) y son gratuitos y abiertos al público.

Visiten el blog de Estamos en la Calle y seguirán descubriendo sorpresas sobre una actividad importante, que ha crecido notablemente y ya se considera una de las propuestas culturales masivas más serias y con proyección en nuestra región.

http://estamosenlacalle.blogspot.com/



jueves, 16 de julio de 2009

soledades

Joaquín, vivía con los perros de la calle, en un suburbio lleno de pandilleros, que al no ser porque era un muy niño, seguro le hubieran aceptado en una pandilla, cuando Joaquín le pidió al líder “saca conejos” pertenecer a los “Saca ojos”. Joaquín aprendió a vivir sólo, aprendió a robar mirando a los “Saca ojos”, más precisamente a Saca conejos, que se hizo su ídolo, que a pesar que no le aceptó, le ayudó a conseguir alimento, parte que robaba le daba a él. Pero eso sí, dijo Saca conejos, que no le vean los demás de la pandilla junto a él. Saca conejos, un día se acercó a Joaquín a invitarle agua. Joaquín tenía mucha sed y se lo tomó de un sorbo, pero cuando ocurría aquello, “cicatriz de arena” lo siguió y presenció todo, logrando una pelea entre él y Saca Conejos, donde Joaquín intentó separarlos, pero fue pateado por “Cicatriz de arena”, esto motivó la furia de “Saca Conejos”, que con la fuerza de venganza por ver a su pequeño amigo caído y adolorido de dolor, propinó una reverenda paliza a “Cicatriz de arena” , y le obligó, a no decir a nadie lo ocurrido. Saca Conejos seguía manteniendo su predominio en la pandilla, y a la vez, seguía a escondidas ayudando a un incomprendido y confundido Joaquín, que a medida que crecía, se hacía más dependiente de “Saca Conejos”, que, le traía todo lo que requería, hasta juguetes le llevaba para jugar con él. Cicatriz de arena cumplió con el mandato de Saca conejos, pero este, después de cierto tiempo, les decía a los demás de los “Saca Ojos” que Saca Conejos se comía la comida de todos, en vez de repartirla equitativamente, él se llevaba las mejores partes. “Castillo con agua”, increpó a Saca Conejos, y se le enfrentó, Saca Conejos lo negó todo, pero la pandilla, dudaba de sus palabras, puesto que la comida que habían robado en un puesto comercial, se había agotado. Entre todos de la pandilla donde no participó Saca Conejos por estar en tela de juicio, dieron su veredicto: “Culpable”. Saca Conejos fue separado de la los “Saca ojos”, la sangre se le calentó de rabia pero a la vez de libertad, y dio media vuelta, diciendo que le volverán a ver. Saca conejos se dirigió al hueco de Joaquín, que estaba en un puente debajo de la ciudad. Y al encontrase ahí, Saca conejos le vio gordo como un marrano, bañado de lodo como un verdadero puerco. Saca Conejos no reconoció a Joaquín, y se marchó de ahí, que, a pesar de sus suplicas que retorne, Saca Conejos no regresó ni retrocedió, hizo de oídos sordos y se marchó siguiendo al viento volar. Joaquín, otra vez sintió el duro desamor, su único amigo se había ido, el amor de su vida si se pudiera llamar así, se marchó. Joaquín de nuevo se quedo solo, pero como ya tenía experiencia en un principio de vivir acompañado de la soledad en el inicio de su infancia, no le costó por mucho tiempo acostumbrarse a su nueva compañía: el pensamiento. Antes, Joaquín no pensaba, lo hacía todo a la loca o dejaba que Saca Conejos le haga las cosas, pero ahora que tenía que sobrevivir, tenía que levantar cabeza, y mirar los segundos como cada mañana, las mañanas como semanas, las semanas como meses y los meses como años. No le importaba, que con esa fórmula se viera viejo, dejó los juegos a un lado para intentar ser un hombre, pero no como uno falso como su padre, se dijo, si no como alguien mucho mejor que él, que no niegue a sus hijos y les bote de la casa. Joaquín se convenció, que para eso, tenía que tener su conciencia y alma en paz, tenía que ir a la casa de sus progenitores pero no a pedir posada ni pan, si no a darles lo que a ellos nunca les dieron y por consiguiente eran así: las gracias, por darle la vida, a pesar que no ellos no le querían. Y cuando hizo lo señalado, sus padres derramaron lágrimas cuando Joaquín se fue, se dieron cuenta recién, que tenían un gran hijo que perdieron por idiotez. Los padres fueron en su búsqueda, más no encontraron ni huella de Joaquín, que ya presentía, que le iban a buscar, por eso se marchó tan rápido como pudo. No quería, por más que sus padres ya sintieron amor por él, vivir en una casa que pertenece a su pasado, ya que quería buscar su propio camino, su propio destino, que estaba escondido entre los matorrales de los árboles, que dan oxígeno a los pulmones invadidos por lo impuro. Joaquín, sabía que su éxito se encontraba en el bosque, pero no sabía cómo diablos hallarlo. Se internó en lo más profundo del desierto verde, y mientras más avanzaba, más se perdía y más se cansaba, los animales crujían de hambre, y el sol, empezaba a descender dando pase a una luna que iluminó su sendero, que al no ver sido por su tenue pero visible luz luminosa, hubiera sido presa fácil para una anaconda que se encontraba tendida en busca de una presa, y al pasar dicho peligro, se echó a dormir. Al amanecer, a la hora que abrió los ojos, un pihuicho estaba en su pecho, aunque le manchó la ropa con estiércol, decidió tenerlo como mascota. Su nueva compañía, le gustaba silbar, y esa silbatina, espantaba a las grandes fieras, que temerosas, huían despavoridas. Joaquín, se creía el rey de la selva, puesto que hasta el mismo león, no se atrevía a acercarse a él. Pero un día, el pihuicho enfermó, y murió en unas manos que no hicieron nada por salvarlo. Joaquín, creía que el pihuicho era inmortal, y que aquella enfermedad, no le iba a matar. Joaquían, al ver que el pihuicho no se movía, creía que su pihuicho dormía, y decidió sentarse a esperar a que despierte. Las nubes pasaron sobre la cabeza de Joaquín, unas más bajas que otras, que incluso, algunas podía sentirlas, pero no se animaba a estirar los brazos para arriba ni para al medio, pues sus manos seguían acariciando a un pihuicho muerto.

miércoles, 15 de julio de 2009

La linda más fea

El yo: ¿Tienes Hi5?

La ella: Ya no

El yo: ¿Qué?, ¿lo borraste?

La ella: Sí

El yo: ¿Por qué?

La ella: No me gusta, es muy morboso, las chicas salen casi calatas, y algunas, mostrando hasta el alma, y algunos chicos, parecen Streeapers sin tener nada de bueno (risa feminista)

El yo: Pero es que no viste mi foto calato (risa vanidosa)

La ella: ¿Tienes una foto estando calato? (sonrisa morbosa)

El yo: No, estoy bromeando (risa tímida) ¿Y cuando lo borraste?

La ella: Cuando me di cuenta que soy fea

El yo: No eres fea

La ella: Soy feísima

El yo: No eres feísima, eres lindísima (sonrisa piropeadora)

La ella: Soy horribilísima (risas cojudas)

El yo. No eres horribilísima (risas horribles)

La ella: Si lo soy, mira, no tengo pechos ni nalgas (carcajadas y estruendos de risas)

El yo: ¿Y?, yo también no tengo (risas cómplices)

La ella: pero de ti es diferente (risas tontas pero no de tontos)

El yo(pensativo): Me parece muy exagerado para que te catalogues como horrible, si tienes una cara muy bonita (sonrisa de galán de novela)

La ella: No engañes, soy Isabel la horrible

El yo: No lo eres, eres linda (otra vez sonrisa de galán pero esta vez de cine)

La ella: Lo dices para hacerme sentir bien

El yo: No loca, si fueras fea, no estuviera conversando contigo por espanto (risa estúpida)

La ella: Quiero ponerme siliconas y hacerlos grandes (risas distorsionadas)

El yo: ¿acaso las que se ponen siliconas son lindas?

La ella: Sí

El yo: no, son plásticas, tú eres natural y yo prefiero lo natural (risitas locas pero no de locas)

La ella: pero las siliconas atraen miradas y yo no atraigo a ni una mosca (risa hipócrita)

El yo: Exageras, seguro no te diste cuenta lo que doblaban las cabezas por verte (risitas chismosas)

La ella: Y no encontraron nada (risa triste)

El yo: Una linda espalda y un lindo pelo vieron (risa de ultratumba)

Mi amiga no es fea, al contrario, tiene una cara muy bella. Su rostro, es una pintura a la inocencia, y a la par, a la sensualidad no erótica ni sensual pero pura y límpida como agua de manantial, sin nada de adornos ni excesos exuberantes de carne que opaque el color de sus aguas, ya que es la delicia de una dulzura casi celestial, que, con una mirada impone presencia y una calma capaz de llevar a una paz y tranquilidad que sosiega en una armonía imperecedera de felicidad.

Mi amiga, al final de la conversa, se convenció un poco que no era tan fea como creía, y, contradiciendo a lo que su imaginación autodestructiva le hacía divagar, dibujó una amplia sonrisa de oreja a oreja al darse cuenta que atraía miradas cuando caminábamos con destino a vuestras casas, y, al momento de despedirnos, me dijo: “soy la linda más fea”.

miércoles, 1 de julio de 2009

La Señora Maldad

Es una señora muy cautelosa, que actúa en las sombras, a veces en silencio, otras veces se delata en voz alta. No es invencible pero tiene vida eterna, como una bendecida por hacer tragedias. Te lo dice alguien que sintió en carne propia los efectos de ella, y aquí estoy delatándola. Cuando la miro, veo una luz tenue, opaca, sombría,y, dentro de mí, digo que antes era una luz resplandeciente, llena de bondad, pero ahora la señora se degeneró, se pervirtió en sus vicios, y se dejó llevar por sus demonios internos, por sus instintos más bajos pero placenteros. Es fácil hacer el mal, pero es difícil hacer el bien, me dice la Señora maldad, que unas veces es buena, pero mayormente es perversa. Le encanta hacerse daño, hacer daño a los demás y motivar a que otros lo hagan. Fuma, toma, grita, insulta, miente, roba, corrompe, es corrompida y hasta asesina, y le encanta hacerlo, me dice, aunque sabe que está mal, lo hace. Me dice que no existiría, si no existiría la bondad, y me da un gran ejemplo: “la mentira es una distorsión de la verdad, ya que toda mentira, tiene algo de verdad”. Me quedo pensando en lo que me dijo, y noto que a pesar de todo lo que hizo, es una señora sabia y astuta, que para sobrevivir como una diosa humana, tiene que hacer el mal, y conducirse a lo prohibido, a lo que todo el mundo condena, pues es rebelde, y me lo dice con una mueca de orgullo ante una sociedad hipócrita que todo lo censura, ya que nosotros, los seres humanos, estamos inclinados hacia ella, arrodillados ante su clemencia, ante su divinidad terrenal. La señora maldad, me dice que la bondad es aburrida y tediosa, yo le digo que una mezcla de las dos partes es lo adecuado, ella me dice que es lo adecuado y comprensible, ya que hasta ella misma tiene algo de buena, pero no es muy a menudo que haga el bien, me dice, ya que todo su espíritu está dominado por el mal, finaliza. ¿Tú creaste las guerras? le pregunto. No, ustedes mismos lo crearon producto de su ambición y violencia, que es algo natural y prehistórico en su especie, dominada por el egoísmo, me responde con atino y verdad, a pesar que está acostumbrada a engañar. La señora maldad, lleva un vestido negro, que en otrora, era blanco, es parecida a la muerte, pero ella no es un esqueleto ni tienen en sus manos una temible Oz, y mucho menos, te persigue hasta encontrarte, ya que nosotros le encontramos a ella. Es normal como cualquier persona, pero sus ojos oscuros, transmiten una energía sepulcral que no es nada demoníaca, si no es tan humana como nuestras falencias. Me arrodillo y bajo la cabeza como señal de devoción, ella se ríe de manera macabra ante mi sumisión, y cierro los ojos y me quedo dormido.

Despierto después de un buen rato, y me doy cuenta que todo fue un sueño, una ilusión, y que la Señora Maldad en verdad no existe, lo que existe es la falta de bondad, y que para otros, ni la bondad existe, ya que una actitud puede ser buena o mala dependiendo del punto de vista de cada quién, de la subjetividad de lo que tú consideras bueno o consideras malo, nosotros decidimos cómo ser y en qué creer. Es que somos seres bipolares, es decir, no podemos ser malos o fabulosamente bondadosos, creo que existe en nosotros un termino medio, llamado instinto. Y ahora, quiero dormir para soñar otra vez...con la señora maldad.