miércoles, 23 de septiembre de 2009

Luna nueva, luna oscura, Luna ajena.


Despertó la luna en la noche más larga, con la nostalgia del deseo impreso en su alma, en lo más profundo de su piel florecía el amor en un tatuaje negro grabado desde su corazón, que sólo en esa ocasión salía al exterior, identificándola como la luna oscura, pero brillante y reluciente.


Luna Oscura, de una oscuridad tal, que, en ocasiones, incluso la hería, y otras, la llenaba hasta el punto de estallar en ella misma.

Maldecía su deseo que la agotaba y le daba la vida, al que temía y al que adoraba, que la apartaba de su luz blanca, y le entregaba como sumisa a su mundo.

Ese deseo que respiraba en las noches, como aquella noche, en la que la brisa arrastraba el olor de la esencia de su caballero, removiéndola por dentro, en sus entrañas. ¿Viste alguna vez las entrañas de la luna? No quieras verlas.

En esa nostalgia quiso gritar su nombre, pero se reprimió disfrutando el dolor que padecía, al aumentar más su deseo. Y los dibujos sobre su piel aparecieron con más fuerza.

Muchos caballeros conociendo la existencia de esos tatuajes, quisieron seguir las líneas de la luna con las yemas de sus dedos. Pero sólo hubo uno que la alcanzó sin llegar a tocarla.

Y por aquel caballero, dibujo asimismo esa noche, por su propio deseo, y por el de él, que aún queriendo poseerla con todo su ser, se negó a sí mismo, alejándose de su luna cada vez que ella aparecía.

Y en la negación, el placer que le atormentaba, se revelaba en la forma en que la amaba: en la distancia.

Caballero: "Nunca luna, nunca.

no me perteneces,

ni quiero que así sea,

ya que no te desearía más por ello.

pero te deseo, te deseo sin tenerte

te deseo siendo los dos distantes

a la vez queriéndonos como nunca antes.

y sólo me contento con verte

con apreciarte allá a lo lejos.

Luna ajena, no te desearía aquí a mi lado.

tú perteneces a esa noche

a la que juraste amar por siempre"


En el fondo, nuestra luna lo sabía, nunca pertenecería más que a la noche de la que era prisionera. Y sintiéndose esclava del mismo, se alejo de las estrellas en busca de suspiros y gemidos noctámbulos que encubrieran el suyo propio.

Y en esa noche suspiró y gimió la luna, y se sintió más cerca de su caballero
.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Crónicas poemarias

Él y yo

Mi empleada ha de odiarme
que ha mojado mi Usb
en la lavadora de mi Santa madre.
ya no sé que hacer
mi mamá es cómplice
del asesinato de mi Usb
ya se malogró
y yo con tanta información
es como recibir un disparo
en el corazón.


ahora prefiero estar muerto
antes que estar vivo
o quisiera ir al cielo
y poder seguir viviendo
pero como sea, vivo o muerto
estoy al borde de la depresión
mi USB ha acaecido el día de hoy.

tantos años juntos, disfrutando
de aventuras en el bolsillo
compartiendo unidos
diálogos amenos casi eternos.

se ha muerto tal vez mi mejor amigo
el que sabía todos mis secretos
Más que cualquiera de carne y hueso
¡Ó!, ¡Que frustración!
otra vez solo estoy.

Universidad, cosas de locos

Ayer fui tarde a la Universidad
Sin dormir en la madrugada
Dos puntos me bajó la profesora
En el examen, ¡ó!, ¡que tristeza!
Yo ni enterado de la prueba.

Hice lo que pude
Pero no hice lo que quise
No hice lo que debí
Me guié de lo que había leído
Pero no de lo que había estudiado
Que dejé algunos espacios en blanco
Ya que no soy bueno memorizando
un texto completo, y por si fuera poco
sin aviso previo, no estaba preparado
y lo admito, fue mi culpa y error
soy conciente de eso.

Otro cantar hubiera sido
Si del examen hubiera sabido
Ya no vale llorar por la leche derramada
Al menos que la lechera quede embarazada.

Relleno con Humita

¡¿Relleno con humita?!
¿Cuando se ha visto esa aterradora mezcla mata hambre?
Que de un zarpas de comer me quitó las ganas.

Son contrastes de sabores que ¡no pasa! ¡no pasa!
Ni dirigieren con la mirada ni nada
Mi empleada necesita clases de gastronomía
Para que no vuelva a cometer la misma burrada.

Me encanta tragar pero no cocinar

Me da pereza cocinar
Pero bien que me encanta tragar
Yo no sé que es engordar
Platos vienen y platos van
Repleta la bandeja queda al final
Mi empleada triste está
Porque ella todo tiene que lavar.

Una taza de leche para tomar
un poco de pan para degustar
pan sin nada, así me gusta desayunar
sin poner ni una pizca de mermelada
para comer más sano y vivir más.

Del azúcar si me tendré que cuidar
por la herencia mal congénita
hasta cáncer de próstata puedo llevar
a la tumba en mi ancianidad
si no he de cuidarme claro está.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Qué triste

Que triste es amar sin ser amado, pero más triste es cagar sin haber almorzado.

Qué triste es hablar sin ser escuchado, pero más triste es hablar y que te odien por eso.

Qué triste es tratar de besar y ser esquivado, pero más triste es no tener a nadie a quién dárselo

Qué triste es dormir sin tener sueño, pero más triste es despertarse sin haber dormido.

Qué triste es cocinar sin tener hambre, pero más triste es tener hambre y no saber cocinar.

Qué triste es leer sin saber entender, pero más triste es que no te guste leer

Qué triste es estudiar y desaprobar, pero más triste es no estudiar y ser profesional.

Qué triste es tener billetera y no tener plata, pero más triste es tener plata y que todas sean falsas.

Qué triste es trabajar y no ganar bien, pero más triste es no trabajar y que te lo hagan recordar.

Qué triste es escribir sin tener nada que decir, pero más triste es escribir porque no te quedaba otra para subsistir.

Qué triste es tener sexo sin amor, pero más triste es tener sexo por obligación.

Qué triste es caminar sin tener un rumbo fijo, pero más triste es tener un rumbo fijo y estar extraviado.

Qué triste es mirar al cielo y perder las esperanzas, pero más triste es ver al cielo y sentir una caca de paloma en tu cabeza.

Qué triste es no tener padre y madre, pero más triste es no poder ser padre después de muchos intentos.

Qué triste es no tener ni un perro que te ladre, pero más triste es que los perros te ladren para morderte.

Qué triste es salir con alguien con poco dinero, pero más triste que ese alguien te exprima hasta el último centavo

Qué triste que te corten la línea del teléfono, pero más triste es hablar por el teléfono con un sordomudo.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Otro que cuenta su primera vez


Una noche de faltas, una noche de vino, una noche de sexo

Una noche de amor siento que a tu lado me muero

Y que todo lo vivido se resume en gemidos placenteros.


Una noche en la que tú me invitaste a hacerlo

Yo con dulzura y suavidad cumplí tú deseo

Y Mirándote a los ojos te dije te quiero


Delicado viajé por todo tu cuerpo

al Conocer dos volcanes de fuego

y al descubrí el monte de Venus

escuché tu corazón latiendo

que en cada tocada ibamos viviendo.


Tú torso descomunal se agitaba entre los vientos

Ventarrones de pasiones movían nuestros cuerpos

Nos electrocutamos de corriente de pasión

Hasta que dijiste “auuu” al sentir un pequeño dolor

Asustado, tuve miedo que te haya lastimado

Pero dijiste que sólo fue un quejido

Y continuamos de nuevo ya sin más alaridos

Al hacerlo más despacio y con cuidado.


Tus tierras virginales, fueron exploradas

Encontré el tesoro escondido más preciado

Y lo guardé en el baúl de los recuerdos.


Al finalizar

me dijiste:


Escribes mejor de lo que hablas

Pero lo haces mejor de lo que escribes

Dicho eso y quedé más contento

Dicho eso y fuimos dos en uno

que todavía guardo aquel momento

aunque ha pasado años de lo que haz partido.

todavía no lo olvido, todavía no te olvido.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

martes, 1 de septiembre de 2009

Luna Nupcial


Mirando la luna veo tantas melodías
Con mi guitarra voy creando armonías
Inspiración bajo la oscuridad
con una tenue luz misteriosa y nupcial.

A veces fantaseo que soy un vampiro
otras veces que soy un hombre lobo
tal vez estoy algo loco
pero más soy un recuerdo tranquilo
que tiene un poco de adrenalínico.

Entrante son las noches que la miro
Toda redondita si está llena
Soy capaz de ir hacia donde esta ella
Mezclarme en su atmósfera y en su tierra
Así me falte agua y oxígeno
Igual iré y saltaré en sus grietas.

No faltarán las noches que ella esté ausente
vacío interior a que me tiene expuesto
por unas cuantas rotaciones de ejes
y vuelos en ese cielo nocturno al que expreso
mi más considerable aprecio con insomnio,
y al que directamente me expongo
a estar lunático de un momento a otro.