domingo, 27 de junio de 2010

Mi orgasmo y ella.

Despierto después de un largo sueño. Eran las 6:30 de la mañana. Creo que desperté de frío, dormí calato, con la ventana abierta y con un ligero dolor de cabeza. Tal vez el resfrío me encontró y busca la manera de joderme el día, ya que cuando estoy resfriado me da mis ataques de estornudo que no paran hasta dejarme exhausto y casi sin respiración. Cuando me resfrío me da como una especie de derrame nasal, los atchisss son continuos, una después de otra van apareciendo los estornudos con toda esa sustancia pegajosa y blanca al que le llama moco. Durante ese lapso de tiempo, siento que mi cerebro caerá en cualquier estornudo. Me desmoqueo lentamente. Mi hermano suele jugarme bromas por este suceso al que apodó: “orgasmo nasal”, “tú nariz se excita demasiado y tiene un orgasmo de moco”, me dice muy juguetón. “Que jodido eres Josué, cuando me tomas fotos en mi ataque de “atchiss” realmente pienso que eres un bastardo, no eres mi hermano, sino un intruso que se parece a mi papá”. Le respondo. Es que el muy pendejo de Josué, logra no sólo tomarme fotos en mis ataques, sino también logra filmarme. Desde que era niño lo hacía, y no contento con eso, los mostraba a sus amigos del colegio “San Aguchín”, ahora, filma y toma fotos y lo muestra a sus amigos universitarios, que cuando vienen a mi casa, siempre muestran una sonrisa burlona, ¿el responsable? Josué, él es el responsable de mi desgracia. Centro de burlas, chapas y escarnios “Moco loco” “Super nariz” o “Super pollo” hacían de mi infancia un trauma hasta hoy difícil de superar. Ahora las chapas ya no me molestan, lo que me digan lo tomo con un humor.
Suena el celular, era ELLA, era muy temprano para llamadas, pienso. Le contesto y me dice:

Ella: Ven ya
Yo: ¿A dónde?
Ella: Al IP de la Quiñones (el grifo)
Yo: ¿Qué hay?
Ella: Te necesito, estoy triste y necesito que me hagas reír.
Yo: ¿Que pasó?, ¿Por qué estás triste?
Ella: me botaron de mi casa
Yo: Ahorita voy, espérame, no te muevas de ahí, ahorita voy en ambulancia.
Ella necesitaba de mi ayuda , ¿quién mejor que yo para ayudarla? Preocupado estaba listo para salir y ya estaba tomando un motocarro cuando me vuelve a llamar:
Ella: Ya no vengas
Yo: ¿Qué pasó?
Ella: Ya estoy sana y salva en mi casa
Yo: ¿pero que pasó?
Ella: Nada, quería ver que tanto me amabas y si venías a rescatarme
Yo: Me asustaste, no vuelvas a asustarme de esa manera que casi me matas de un infarto
Ella: No me dejes viuda si aún no concretamos el matrimonio
Yo: jajaja por eso quiero morir, para no tener matrisuicidio sangriento jajaj

De pronto, el atchiss sonó otra vez, y volví a estornudar repetidamente hasta que volví a reponerme. Me repuse y al querer entablar conversación, la llamada se cortó. ¿Se le habrá acabado su saldo o se habrá cansado de escuchar mis atchiss?, pensé.
Compro una tarjeta para llamarla, la llamo, me contesta y me dice: ”Salud, aunque creo que ya es en vano decirte salud”_”Gracias, mejor dime que me recupere pronto de este resfrío” _ “que bárbaro, ¿tanto estornudas?”_ Si, sufro de “orgasmo nasal”_ Si es así ni te me acerques, no quiero que me contagies de tu orgasmo”_ ¿No quieres tener un orgasmo?, es bien rico, mi nariz siente mucho placer_ "No quiero tener orgasmo nasal"_ "¿y el otro tipo de orgasmo"?_ "No, bueno, más adelante" xD