sábado, 26 de febrero de 2011

Coartada erótica

Tus palabras se insinúan

tu belleza me excita

Y yo, con paciencia

te escucho hablar

en cada musitar

de tu boca y paladar

que atraviesan los sentidos

más escondidos

de mí ropa interior.


Música a mis oídos

Provocación a mi vista

Dos potencias se juntan

Para hacerme tentar

y para hacerme mojar.


Soy como un volcán

Que nunca se apaga

En cada palabra

Muchas veces pronunciadas

Y en cada gemido

Muchas veces alocadas

Con posturas acróbatas

Experimentos

Y audacias

Que nos caracterizan

Al momento de acariciar

Las partes

Morbosas aquellas

Que nos hacemos tocar.


Te revuelcas

Me revuelco

Nos damos un tiempo

Y otra vez volvemos

Después del descanso

Sueles decir

“Quiero más”

Y otra vez

Se suele encender

Las pasiones

Que solemos hacer.


Escucho tu fatiga

El cansancio aparece

Pero las ganas se extienden

Desde la cabeza a tus pies.


Las manos pasan

La lengua saborea

Mi cuerpo degusta

Y mi mente

y mi cabeza

De las dos extremidades

Diferentes

Se jactan de tenerte.


¡Caserita!

¡Compre su carne ya!

Dices a las señoras

Lo que no saben las doñas

Que yo poseo más que tu carne

Poseo tu alma, tus entrañas

Tu interior, tu centro

Y no tan centro

Pero sobre todo

Te lo tengo

Muy adentro.


Te dedico este poema

Mientras la cama se agita

Y tu tendida estás

Regocijada, atornillada

Y recontra penetrada

Ya que tienes pendengue

Y no dengue

Como decías tener

Pues sólo fue

Una coartada

Para entrar a tu alcoba

Y conocer tus almohadas

Tus cómodas

Tu silla

Y tu vagina.

martes, 22 de febrero de 2011

Simplemente di no a los valores familiares

En un día
en el que paseando
por la calle
veas
un coche fúnebre
con un ataúd,
seguido de
otros vehículos con flores
y limusinas,
ten por seguro que el día
será bueno,
tus planes han de tener
éxito;
mas en el día en que
veas una novia y un novio
en una ceremonia matrimonial,
estáte alerta,
cuídate,
puede ser un mal presagio.

Simplemente di no
a los valores familiares,
y no renuncies
a tu trabajo diurno.

Las drogas
son sustancias
sagradas,
y algunas drogas
son sustancias muy sagradas,
por favor ríndeles pleitesía
por en cierta manera
liberar la mente.

El tabaco
es una sustancia sagrada
para algunos,
y aún cuando tú has
dejado de fumar,
muestra un poco de respeto.

Beber
es totalmente genial,
celebremos
las cualidades gloriosas
del alcohol,
yo pasé
un rato estupendo
contigo.

Simplemente
hazlo,
simplemente hazlo,
simplemente no
dejes de hacerlo,
hazlo.

Los fundamentalistas
cristianos,
y los fundamentalistas
en general,
son un virus
y nos están matando,
multiplicándose
y mutando,
y destruyéndonos,
ahora, tú lo sabes,
hay que dar
una medicina potente
para combatir
un virus.

¿Quién va a comprar?
Buen ácido,
estoy volando,
deslizándome
y resbalando,
sorbiendo aparatosamente
y cayendo de golpe,
me estoy hundiendo,
goteando
y escurriendo,
saliendo a chorros
en tu interior
nunca
adelantes acelerando
una toma de eyaculación,
leche, leche,
limonada,
a la vuelta de la esquina
donde preparan chocolate;
me encanta ver
el sufrimiento
de tu cara.

Hazlo
con quienquiera
que quieras,
lo que sea
que quieras,
por el tiempo que quieras,
en cualquier lugar,
en cualquier lugar,
cuando sea posible,
y trata de estar
seguro;
en una situación en la que
te debes abandonar
por completo
a ti mismo
lejos de cualquier sentido.

Simplemente di no
a los valores
familiares.

No tenemos que decir No
a los valores familiares,
pues nunca
pensamos acerca de ellos;
simplemente
hazlo;
simplemente crea
amor y compasión.

Garganta de coño
y rocío de cigarro,
ese suelo
arruinaría
una fregona con esponja,
ella es la reina
de la gran alegría,
luz
en tu corazón,
fluyendo
un canal de cristal
dentro de tus ojos
y fuera
enganchando
al mundo
con compasión.

Simplemente
di
no
a los valores
familiares.

No tenemos que decir No
a los valores familiares,
porque nunca
pensamos acerca de ellos;
simplemente
hazlo,
simplemente crea
amor
y compasión.

John Giorno (Nueva York, 1936). Iniciador contemporáneo de la poesía como performance.Fue colaborador de Andy Warhol y William Burroughs.
Ha publicado los libros The American Book of the Dead (1964), Grasping at the Emptiness (1985), y You Got to Burn to Shine (1994).