viernes, 29 de abril de 2011

Secreto

Mi afecto hacia ti es un secreto bien guardado

Nadie sabe que me muero por darte un beso lleno de fuego

apasionado y con la libido reventando en 1000 calorías

y en hormonas encendidas

¿Cómo puedo darte un beso si hay alguien que te los da?

Y como puedo intentar algo

Si tu hermano es mi amigo y es bien celoso

Si tu padre me odia porque piensa que soy un ocioso

Que prefiere escribir antes que ir al trabajo

y si tu mamá me mira mal porque no le hago caso

la quién me manda al carajo por ser un tremendo vago.

¿Cómo hago?

¿Cómo hago para no perder tu atención?

Para tener, por lo menos

la ligera esperanza, en un futuro no muy lejano

Cuando te peles con tu enamorado y te des cuenta que no sólo soy tu ñaño

y me dejes de querer como tu inocente hermano.


Mírame como hombre

mientras yo te proclamo como mujer

en el clamor de los vientos pasajeros

se escucha el pecado no consumado

y aún no concebido del ser amado

Lujuria que invade mi cuerpo

tan cercano y tan prohibido

se entremezclan con sentimientos de culpa

tomados por una copa de vino y sujetados de la mano

de una forma que sobrepase la imaginación

y sobrevuele la quimera de las inexistencias.


Te quiero, te respeto, te admiro y sobre todo te cuido

Deseando y protegiendo que no te pase nada ni por mal asomo del destino

o por error o voluntad del furibundo laberinto de la maldad del individuo

es que ya no puedo ocultar lo que siento

me gustaría decirte que tan profundo es esto que llevo

Reflejando el arcoíris en mis palabras.


Mientras la lluvia no cese y se seque

y la luna ilumine el día y oscurezca la noche

yo aún estoy a tiempo para decirte

todo esto que llevo almacenado hace años

y está a punto de ser demostrado

aunque no sé cómo

ni menos cuando

ya que es un arrojo muy riesgoso

que me puede llevar al desarraigo y al destierro del recuerdo

y del cariño.


¡tengo varios obstáculos muy cercanos en el camino!

para darte un beso y de quererte como nadie te ha querido

y de decírte sin tabús que no quiero ser sólo tu hermano

sino tu prometido alocado

sin que nadie se entere, claro.

viernes, 15 de abril de 2011

Pudor desnudo

Me gusta la desnudez de tus pensamientos

Y el pudor de tu cuerpo

Junto al silencio más extenso

Y el transcurrir del tiempo más duradero.


Me encantan

Tu cuerpo desnudo

Y tus pensamientos siniestros.

Hondar en el misterio

De lo natural

De lo que está tapado

Y escondido.

Reservado para unos

Secretos para muchos.


Escucho el sonido más sórdido

En la que sólo el hombre

Sabe lo que es gritar a los cuatro

Vientos que estás afónico.


Me encanta como tienes fuerza en la vida

Y como te aferras a cada respiro

a cada gemido

y a cada suplica

A pesar que estás a punto del suicidio.


Me enloquece tu forma de ver esa reja

La cárcel en la que se ha convertido tu alma

Y tus pecados más sangrientos

Te condenan a vivir en herejía

Por cada nochebuena

Que no te da ni tregua

Y menos

Te darán

la salvación del mesías.


Me gusta ver cómo te ahogas

En el mar de tus propias lágrimas

Deshonestas, pocas sinceras

Sucias, oscuras y ladinas

Son el resultado de tus propias mentiras.


Pobre desdichada

¿En qué te has convertido?

¿Donde está la inocencia

Con la que te había conocido?

¿Quién te quitó tu pureza?

¿Quién te quitó tu inocencia?

Para yo quitarle su vida

mientras me dejo ganar por la ira.


Y te aprietas el pecho

y tus latidos

Te devuelven a tu infierno

Creados por tus mismos excesos

Ocasionados por tus errores más cruentos

por la misma vez que son consumados hechos

y sucesos irreversibles del abatimiento

en la que volver al pasado es el deseo

más grande en el triste balbuceo

de la vida y sus ajetreos.



Sociedad de los mil demonios

Condenas a las prostitutas

Pero no condenas

Como deberías

A los que se rebajan por dinero

Corruptos, ladrones

Que se vuelven políticos

Y luego presidentes.