Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

Simplemente sonríe

Tu sonrisa es como el acercamiento a una vida perfecta
Mientras más sonríes más vida das a los demás
Y más vida tienes para recibir y dar.

Haces que todo lo que te rodeen brille
los rayos del sol no iluminan tanto
Como tu presencia que envuelta en tu calor
Entrelazados con tus sentimientos
Haces que todo sea un detalle
Pequeño, pero maravilloso.

Es un tipo de estado
en la que nadie te puede estar acorralando
dando lo mejor de cada uno
vas viendo uno a uno
lo mejor de cada quién al desnudo.


Supera la situación
y vamos para adelante a continuación
soldados somos todos
ante las guerras que nos da el infortunio
no debemos rendirnos
sigamos luchando
hasta conseguir el destino.


Milagrosa son las mañanas que despiertas con una sonrisa
Resplandece el día y las personas que se te acercan
Horas pasan sin ver la tristeza
Y la congoja no domina tus peripecias.

Al sonreír
Contagias algo más que felicidad
contagias la esencia de la pureza
De tu personalidad.
Y la alegría es cada vez más ancha
Como pez en el agua
Que baila
Y burbu…

Silencio de amor

Háblame y yo me dedicaré a escucharteY veré en tus labios tu forma de querermeHáblame y yo me dedicaré a mirarteTus hermosos ojos que me tienen inermeY vulnerable.
Cuando esté calladoHáblameY me dedicaré a atender Cada palabra tuya que es como cariciaAl alma.
CantaSi así lo deseasMelodiosa voz impregnada de amorMaravilla de canto Así no seas cantante de escenarioMe encanta la canción de tus labios.
Oda de OlimpoEncanto divinoÁngel honorífico Que me curan de todo malY de todo agobio.
Rompe el silencio¿escuchas el sonido de mi corazón? ¡laté de pasión por ti y con ahínco!y empuja con más fuerza el torrente sanguíneoque me lleva hacían el anuncio loco de tus besos.
Despacio, vamos despacioLento, disfrutemos de lo lentoTomemos nuestro tiempo Y jurémonos amor eterno. Mientras sentimos nuestros cuerposy disfrutamos de lo nuestro.
Mantengámonos calladosY nuestro amor hablará por los dosTengamos prudencia Y no caigamos en la indecencia Ni tampoco en la rutinaDe hablar o de callar demasiado
Mi ca…