Bohemia

Me cubría en un manto
dando lástima con un harapo
con mi pelo largo y descuidado
me creía un juglar o un rebelde social.

Me creía un poeta
un gran vate de los años cincuenta
que escribía grandes obras maestras
amante de la noche y sus fiestas.

Mi sonrisa estrecha pero amplia bondad
de alma tranquila pero con ganas de vivir la vida
serenas mañanas y noches desenfrenadas
me creía un poeta viviendo bohemias
me creía un rebelde o un artista rockstar

Mi vida era como un patio de juergas
una extensa maleza de pecados e ideas
que extienden los fines de semana
hasta cualquier día particular
para encontrar e inspirar historias o poemas
que narrar.

En el silencio de la soledad iba a la plaza a meditar
Sacaba un cigarro y me ponía a fumar
otras veces sacaba un ron y empezaba a tomar
y así perdía el tiempo
y así mataba las horas sin piedad
con música rockera que invitaba a quedarse hasta madrugar.

Las noches desatan lujurias y vicios mortales
humanos errantes somos todos con demonios personales
Con excesos hasta en el simple hecho de respirar
Me divertía hasta no poder ni caminar
Hasta perder la conciencia y tomar hasta vomitar
Me equivocaba al pensar que ser poeta es estar en la bohemia
Estaba en la misma tierra de la nada
Me quedé en la miseria y empecé a cambiar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

No hay amor sin dolor.

Silencio de amor

Cosas interesantes