Introspectiva

A mi siempre me resulta difícil decir lo que siento, por temor y el espanto al rechazo. Así como por mi miedo a tener que sufrir por un mal amor, un rompimiento o lo más doloroso, por el engaño.

Menos doloroso es no tener que amar, pero eso es para cobardes que solo tratan de esquivar sus sentimiento por miedo a lo que suceda o sucederá. Siempre me pasa que no me duran las novias, y eso no es fácil de asimilar, tampoco quiero aceptar la idea de estar solo, aunque me guste mi soledad y he pensado en ocasiones en no formar una familia y no tener hijos, me derrito de encanto tan solo de imaginar que el amor verdadero llegara a mi vida, para siempre estar, ahí presente, enamorado estaré de la mujer que valga la pena amar. Y luego de encontrarla y perdurarla, me sentiré realizado y perduraré en el tiempo por mis hijos, que serán los sucesores y el verdadero tesoro y razón por la cual estoy en este mundo.

A parte de mis sueños y proyectos, no hay mayor sentido a la vida que el tener vástagos, descendientes tuyos, siembras de tus manos y cosecha de tu esfuerzo que forjaran su destino. Ser padre, el mejor trabajo y el mejor proyecto, al que dedicarás tu tiempo, al que cuidarás mejor que a ti mismo.

Sería bueno ser padre, no hay duda que tengo sentimientos paternales. Aunque candidatas no hay muchas, y no sobran, son pocas las damas sinceras, generosas y hogareñas. Tampoco es que me sobren las ganas de tener novia, que ese proceso me da pereza o simplemente no es parte de mi enfoque del día, pero espero no equivocarme al elegir a la mujer que me acompañe, en ese largo viaje,

Comentarios

Entradas populares de este blog

No hay amor sin dolor.

Silencio de amor

Cosas interesantes