Sombras y luces.

Por ti dejo las sombras de mi timidez
Y recorro un lado sombrío de tu luz
Camino raudo, loco hacia la adultez
Por ser un hijo de beodez

Por ti dejo las sombras
Y recorro tu luz
Camino temerario sin temor
Puesto un sombrero siempre voy
A la magna de tu altivez.

Todos los días pensaré
Meditaré tanto durante un mes
Puede ser que estemos otra vez,

Una vez que termine
A tus fauces caeré
Tantas lunas en tu rostro 
que iluminan todo lunes pretencioso
con tanto trabajo y tan pocos labios rojos
Que provocan a los que estamos solos.

Es tu nombre reluciente
Me encanta llamarte y quererte
Cuanto antes volveré a perderte
Para tener que buscarte
Y otra vez, llamarte
para siempre amarte.

Encuentros sin fines
Y con finales felices
Inicios dramáticos
Y búsquedas emocionantes
Todo es como antes
Cuando éramos infantes,

Comentarios

Entradas populares de este blog

No hay amor sin dolor.

Silencio de amor

Cosas interesantes